Casa y Capilla de la Hacienda Quipico – Patrimonio Monumental e Histórico de la Provincia de Huaura

Ingreso a la Casa Hacienda de Quipico

HUAURA.- Gracias a las aguas del río Huaura durante el periodo pre – Inca, fueron edificándose en sus flancos construcciones que aún se mantienen en pie, especialmente al lado derecho debido a que el río proporcionaba el vital líquido para sus cultivos. Ya en la época colonial, más aún con la importancia de la villa de Huaura,  se fueron creando haciendas como la Vilcahuaura e Ingenio. Actualmente, camino a Sayán encontramos lo que fue la casa y capilla de Quipico. Por su importancia y antigüedad  la casa y capilla de la hacienda Quipico, es declarada Monumento según R.S. Nº 505-74-ED, del 28 de octubre de 1974, siendo prueba del esplendor de las antiguas haciendas del valle de Huaura.

Autor: Miguel A. Silva Esquén en  Boletín Nº 12 – Patronato de Defensa del Patrimonio Cultural del Valle del Huaura y Ambar.

Vista de la Capilla de San Juan de Quipico.

Antes de su construcción, éstas tierras pertenecieron en la época colonial al capitán don Alonso Guerra de la Daga y Laguna, éste a su vez lo da en herencia a su hijo el capitán don Francisco Don Francisco Guerra de la Daga y Flores en 1640. Para 1727, pasa a manos de sus hijos Don José y Doña Juana Guerra de  la Daga Cueva, quienes arrendaron sus tierras al capitán José Toro. Luego en 1786 toma posesión de las tierras Doña Rosa Boza y Guerra de la Daga, quien se casó con el Dr. Antonio Boza y Garcés de Marcilla, quien fuera rector de la Universidad Mayor de San Marcos, y alcalde de la ciudad de Lima en 1786. Las tierras son heredadas por sus hijos José María, Jerónimo y Toribio Boza y Boza.

Sus propietarios en 1819 eran Antonio, Catalina y Jacoba Boza Pérez, que también tenían otras tierras en la zona. Don Sebastián del Castillo, fue dueño en 1836, quien dio herencia a su ahijado Don Antonio Salinas y Castañeda y éste a la vez a sus hijos, quienes enajeron los fundos quienes los correspondieron, siendo Quipico vendido a  Don Santiago Salinas Cossío y luego a Don Manuel Mujica Carassa y por último a Don Miguel Gallo Diez (minero español que durante un periodo de tiempo fue su propietario también de la hacienda de Vilcahuaura.

La construcción es de adobe  y caña adosada con yeso. Adornan en la parte exterior 175 balaustres con 20 pilares de madera que soportan el techo. Presenta 7 ventanas confeccionadas en  madera, pero cubiertas con rejas de fierros. También una puerta principal y don puertas menores hechas en madera, el interior, da a un jardín, en el que resaltan dos pinos y un árbol de caucho, que por el grosor de su tronco, debe tener muchos años a cuestas. Soportan el techo 7 pilares de madera, teniendo como acceso dos puertas y dos ventanas, también en madera.

La capilla, es mandada a construir por Don Francisco de la Guerra y Daga en 1650, con el nombre de San Juan de Quipico y se encuentra en estado ruinoso debido al terremoto de 1970, que desplomó el techo. Exteriormente se observa que carece de una torre y la que se encuentra en pie, aún conserva el campanario y su campana. Existe una pequeña escalera exterior (lado derecho) que da acceso al pequeño coro, donde todavía es posible observar las decoraciones murales que adornaban los flancos que dan al altar.

 

BIBLIOGRAFIA
-IPINZE JORDAN, Jesús Elías.
La Asamblea Constituyente de Huaura de 1836. Editorial Atlántida 1936, Lima Perú.
-TAURO DEL PINO, Alberto.
Enciclopedia Ilustrada del Perú. Empresa Editora El Comercio – PEISA-2001.

Agradecimiento a Emilio Espinal Díaz.

#huaura, #patrimonio-cultural