El Ferrocarril de Huacho: Preguntas y respuestas

HUACHO.- Un trabajo que tiene años y no es nuevo es la promoción del llamado Ferrocarril de Huacho. Un completo documental fue presentado por el Sr. Bruno Gutiérrez Torero – promotor del Patronato de Defensa del Patrimonio Cultural del Valle del Huaura y Ambar, quien se dirigió al repleto Auditorio de la Universidad Nacional José Faustino Sánchez Carrión, dando a conocer la historia  del Ferrocarril Noroeste y comprenderla “… porque si nosotros no profundizamos en la historia anterior, difícilmente podemos tener un concepto muy claro de nuestra historia actual…”, expresó. El evento fue promovido por la Oficina de Proyección Social y Extensión Universitaria de la primera casa superior de estudios.


Hay cosas pendientes en qué razonar, como el hecho de que jamás otra empresa ha vuelto a invertir luego de 100 años en un ferrocarril. O sencillamente, ésta ha sido una experiencia pésima, o Perú ¿No es digno de tener  ferrocarriles? Estamos convencidos de que si el Perú hubiera mantenido una política ferroviaria saludable estaríamos en una mejor altura para poder comunicarnos entre nosotros. Considero muy difícil que volvamos a tener un concepto ferroviario a no ser que el Estado se ponga a hacer expropiaciones por todos lados…” dijo.

El expositor continúa explicando que... “Una línea férrea crea los centros de producción. En el caso de la línea férrea de Huacho, los ingleses estaban interesados solo en el concepto de precio del producto del pan llevar, pero aquí se rompió una regla que es  ultra básica, cuando una nueva forma de comunicación llega a una población y es, respetar el orden económico establecido. Cuando San Martín llega al Perú, una de sus preocupaciones vitales es “respetar el orden económico establecido”, es decir, los esclavos que se escaparon de las haciendas, San Martín los devolvió a las haciendas, porque entendía que la maquinaria económica tenía que seguir funcionando. Cuando los soldados norteamericanos llegaron a Normandía, llegaron con dinero francés para comprar a la gente lo que gastasen. El ferrocarril de Huacho, desestabilizó la economía de la población, causó una especulación tremenda de todo lo que se podía negociar y de todo lo que podía valer”. 

Continúa… “Entonces, el interés de esta línea era únicamente llevar comida a Lima, y los ingleses pensaron pues que muchas haciendas que la rodeaban (Lince, La Victoria, La Magdalena, Orrantia, Pando, Maranga, San Luis, Surquillo, Surco, San Isidro, etc). Es así que empezaron a hacer la nueva riqueza del Perú una vez acabado el guano y el salitre: el azúcar y el algodón. Y se dijeron, vamos a convencer a estos señores que siembren papa y camote para Lima, pero se encontraron en la zona de Lima a “plenipotenciarios” de mucho arraigo en la capital como los Graña, Fumagalli, etc. Los ingleses tuvieron la línea solamente dos años y medio, luego la abandonaron. La línea “de milagro” caminó, y el Estado apareció como el gran salvador al expropiarla. Luego vino la Panamericana de 1939 y adiós ferrocarril. Cuando tú viajabas desde Huacho a Lima, ibas primero a Ancón , y si la línea de Ancón no funcionaba, entonces ¿Cómo llegabas a Lima? ¿En burro?. Ese era el otro problema … Cómo podías garantizar a los pasajeros de Huacho que se iban a Lima sino dependía de mí, sino de la competencia”.

#historia, #huacho