Casa Pittaluga: Patrimonio Monumental Histórico de la Provincia de Huaura

Casa Pittaluga

Ingreso al primer piso de la Casa Pittaluga

HUACHO.- A fines del siglo XIX y comienzos del XX, es notoria la presencia de inmigrantes en el Perú. La ciudad de Huacho, declarada en ese entonces como capital de la provincia de Chancay recibía sus visitas. Es así que se afincan en Huacho, descendientes de chinos, italianos, ingleses y japoneses con el fin de trabajar en áreas de agricultura, comercio e industria. De esta manera un descendiente de italianos, don Arturo Pittaluga Azaldegui, decide establecer en estos lares comprando terrenos al Coronel Pedro Portillo y demás herededos de don Manuel Velásquez el 25 de Setiembre de 1915 por un área de 450 metros cuadrados,y posteriormente, el 10 de abril de 1923 a don Manuel Alvarez Calderón por un área de 266.64 metros cuadrados.
Fuente: Artículo tomado del Boletín 6 del Patronato de Defensa del Patrimonio Cultural del Valle de Huaura y Ambar. Redactado por Miguel Angel Silva.

En estos terrenos, don Arturo Pittaluga, construye una casa que según documento del 14 de octubre de 1926, tiene como ingeniero al Sr. Alberto Ortigosa y como constructor al Sr. Víctor Bossio, teniendo como linderos:
Por el lado Norte al Colegio de las Madres Dominicas.
Por el lado Sur la calle Cristóbal Colón.
Por el lado Este la calle Dos de Mayo y
Por el lado Oeste el solar de propiedad del doctor Manuel Alvarez Calderón.

Casa Pittaluga

La construcciòn es de muros de concreto, paredes de adobe (hechos en Huaura, por un señor de apellido Muñoz) y estucado de yeso (masa de yeso y agua de cola, con la cual se hacen muchos objetos). La casa presenta cuatro niveles:
Subterráneo: con 6 habitaciones y un patio dispuesto con ventanas de madera y barrotes de acero.
Primer Nivel: con 4 habitaciones, un vestíbulo y un hall con doce ventanas.
Segundo Nivel: con 5 habitaciones, dos cuartos de baño y un hall.
Tercer Nivel: con 3 habitaciones, un cuarto de baño, un hall y dos patios, además de una terraza sobre el techo de las tres habitaciones.

Todos los pisos son de madera machimbrada (consiste en ensamblar dos piezas de madera para que encaje una los cielos rasos estucados con yeso, y una hermosa escalera de estuco imperial que une todos los niveles.

Exteriormente la casa es de color amarillo con decoraciones, columnas, balcones, ventanas, puertas y balaustres de color blanco, la casa tiene un estilo afrancesado.

La entrada principal se encuentra hacia la calle Cristóbal Colón, ingresando por una pequeña escalera a un pequeño recibidos semicircular, flanqueado por dos columnas de estilo corintio. La segunda entrada se encuentra hacia la calle Dos de Mayo,.

El segundo nivel es decorado con dos pequeños balcones (uno a cada lado), un balcón voladizado semicircular, y hacia el lado lateral un balcón corrido con puertas y ventanas. Los balcones pequeños y el corrido descansan sobre diez ménsulas (adorno de arquitectura que sobresale de un plano y sirve para sostener alguna cosa).

El tercer nivel presenta cinco ventanas y en la parte superior decoración de balaustres.
La casa es cercada por una verja de madera, con pilastras de concreto y las dos puertas tienen la misma forma de la verja.

El importe de la construcción fue (según documento del 31 de Diciembre de 1925) como sigue:
Valor de 716.64 m2 a 1.20 cada metro: 859.968.
Valor de la casa incluyendo la verja: 6.000.00
Lo que hace un total de seis mil ochocientos ciencuenta y nueve libras peruanas novecientos sesenta y ocho milésimos (6.859.968).

El ingeniero Arturo Pittaluga es quien decide traer la electricidad a la ciudad de Huacho, para ello trae motores alemanes de marca Wortinton y Salces, creando así la Compañía de Alumbrado Eléctrico de Huacho, que contaría posteriormente con dos plantas para este servicio: una en Huaura que utilizaba para la fuerza motriz la caída del río y otra en San Pedrito. Por esa época, se brindó alumbrado público a la ciudad e Huacho y en cierta parte a Huaura, siendo beneficiadas en esta segunda ciudad las panaderías y la Hacienda “El Ingenio”, hasta que poco a poco, de acuerdo a las suscripciones (10 personas mínimo) toda la ciudad de Huaura se benefició con el servicio.

DON ARTURO PITTALUGA Y LA LUZ ELÉCTRICA EN HUACHO
Don Arturo Pittaluga fallece en un accidente de tránsito, viniendo de la ciudad de Lima, junto con uno de sus trabajadores, el señor José Velásquez Jara.
Posteriormente, la casa Pittaluga fue expropiada durante la época de la dictadura militar, luego pasó a poder del Ministerio de Energía y Minas, con el nombre de Empresa de Electricidad del Perú – Electroperú S.A.

La Empresa Regional de Servicio de Electricidad – Electrolima S.A. adquiere el inmueble, de conformidad con la R.M. Nº 088-83-EM/DGE del 05 de abril de 1988, tal como lo consta en la Escritura Pública de la Oficina Registral de Huacho, inscrita en As. Nº 4069 del tomo 21. Posteriormente la empresa Electrolima S.A. cambió de denominación a la de EDELNOR (Empresa de Distribución Eléctrica de Lima Norte S.A.A) quienes actualmente la habitan y conservan.

SU IMPORTANCIA PARA HUACHO
Por la importancia que tiene éste inmueble para la ciudad de Huacho, y por la belleza arquitectónica del Instituto Nacional de Cultura la declara Monumento Histórico – Artístico según Resolución Directoral nacional Nº 243-95/INC, el 01 de agosto de 1995.

FICHA TÉCNICA
Ubicación:
Distrito de Huacho – Provincia de Huaura.
Dirección: Calle Cristóbal Colón Nº 518.
Año de construcción: 1925.
Primer propietario: Arturo Pittaluga Azaldegui.
Número de habitaciones: 25 y tres patios.

Fuentes consultadas por el autor:
1.-Registro de Protocolo del Notario Bernandino E. Barboza, tomo 4-bienio 1925-1926.
Expediente sobre títulos supletorios de la casa del Sr. Arturo Pittaluga Azaldegui.
2.- Expediente cedido ante la Presidencia de la República para la transferencia de la Casa Pittaluga a Casa de la Cultura.
3.- Almanaque Comercial Ilustrado para 1922. Benjamín E. Angulo.
4.- Diccionario Enciclopédico Programa 5 – Encas – 1996

Agradecimiento:
Al Sr. Abraham Velásquez Jara, por las facilidades.

#huacho, #patrimonio-cultural