¡Hasta Siempre Campeón! ¡Hasta Siempre Jesús Robles Sáenz!

GRAN IMPULSOR DEL BOXEO LOCAL, REGIONAL Y NACIONAL  DESCANSA EN PAZ

Jesús Robles en su juventud

HUACHO.- Jesús Robles Sáenz, siempre directo, sencillo, envalentado, sobre todo para sacar fuerzas de flaquezas de donde no había. Así era Jesús, quizás muy polémico por defender lo que añoró por siempre -su pasión, amor y entrega por el Boxeo-. Ustedes no se imaginan lo que fue capaz este hombre de mediana estatura, pero de envidiable cuerpo atlético (como deben de ser los deportistas)…
Por: Jonnhy Fernández Ramírez.
Presidente ANP/Director de Tribuna Deportiva.

Me dijo un día … “Mira, los sábados y domingos estoy realizando peleas al aire libre de box en el boulevard de la Calle Sáenz Peña al lado de la ahora remodelada Catedral de Huacho”.  Era el año 2010 y me dí el lujo de transmitir sus peleas por Radio Paraíso, luego de haber terminado las transmisiones de la Copa Perú, enlazados desde todos los distritos. La razón era simple. No había el cuadrilátero (ring de box), para que sus pugilistas queden listos para participar en un Campeonato Nacional (Lima). Ingenioso él, había pintado el piso con una tiza y en una circunferencia boxeaban los niños(as) y jóvenes. Alrededor se apostaba el público, los visitantes, los familiares y quienes gustaban de este deporte, por que sabían que a esa hora había algo que ver y entretenerse. Se hizo una campaña solicitando al IPD para que se le facilite el Ring que se encontraba en el Coliseo Cerrado, pero vanos fueron los esfuerzos, de repente para otra oportunidad, como que si se hizo en un evento local entre huachanos y limeños. Aquí fue fundamental la amistad de don “Coyo” García entonces gerente del Hotel Centenario.

Fue incansable luchador del deporte de las narices chatas, estuvo en los momentos en que por fin Huacho tenía su ring propio, aunque ello no duró mucho por que luego se enteró que se había prestado a Chilca-Cañete. Se enfureció demasiado, pero continuó con su trabajo. Ello hizo que nosotros conversáramos con la Jefa del IPD, quién tiene el compromiso de devolverlo cuanto antes.

Robles, el año pasado constituyó su escuela deportiva, ello ya lo tenía hace años, ahora lo hizo formal, quizás para conseguir apoyo, que fue esquivo y mezquino por parte de las autoridades locales y regionales. Gracias a los que apoyaron. En honor a la verdad pese a tener discrepancias les digo que no desmayó en hacer del boxeo una práctica cotidiana y su cuadrilátero constituyó por varios años el famoso club San Cristóbal de la calle Olaya, conocido como los “comegatos”.

Su última participación con boxeadores locales fue en el Campeonato Nacional de Chimbote realizado el año pasado, donde trajo como antes diplomas y medallas que muchas veces no eran reconocidas, menos consiguió el apoyo para el viaje y sufrió la ignorancia de siempre de las autoridades de turno.

Los guantes están colgados, como las peras y el saco, esperando que el cuadrilátero tenga peleas pactadas y quizás Huacho vuelva a tener UN RING DE BOX y la Liga respectiva (también fue dirigente) para su masiva práctica como el deseaba y de seguro sus futuros campeones. Hasta siempre Campeón.

#deportes, #jesus-robles-saenz