Hay que pedir al Estado que no permanezca indiferente ante los conflictos de Andahuasi

OPINION – ANDAHUASI.- Hoy, a través del Diario La Primera se pronunció el Dr. Alberto Tuesta, ex Presidente de la Corte Superior de Huaura, escribiendo lo siguiente sobre la situación actual de la Empresa Azucarera Andahuasi.

Las sentencias deben ser ejecutadas, reza el principio. Tremenda responsabilidad que asume el Juez de ejecución por encargo del Juez de fallo. Pero ¿las sentencias se pueden cumplir a fuego, sangre y muerte, desairando el derecho fundamental de la vida? Ahí es cuando el Juez, sea cual sea su competencia, sea cual sea la naturaleza del conflicto que conoce, se convierte en Juez Constitucional, nace el Juez de garantía.

El Juez, en el ejercicio de sus funciones, vive permanentemente vinculado a las leyes, pero con sujeción al ordenamiento de su conciencia no puede dejar de eliminar la incertidumbre, nunca debe alejarse de ser un protector del derecho a la identidad y a la vida, pensando que la finalidad abstracta de su rol, es lograr la paz social en justicia.

Los conflictos relacionados con Andahuasi, por razones de territorio, están sujetos a la competencia del Distrito Judicial de Huaura, en cuya virtud, los Jueces de la provincia de Huaura, con independencia, son los llamados a ver, conocer, resolver y ejecutar esos conflictos, las controversias y las decisiones.

Precisamente, conociendo de las múltiples controversias de Andahuasi en los tribunales de justicia del país; preciso que la judicatura del Distrito Judicial de Huaura, a la luz de la sabiduría de sus Jueces, que da la formación jurídica y el equilibrio de la intuición, tiene en la historia de sus años, el prodigio de ejecutoria democrática.

Los moradores del Asentamiento Humano “Alberto Fujimori Fujimori”, ubicado a la mano derecha de la entrada de Huacho, aproximadamente el año 1996, estaban noticiados de una diligencia de desalojo, derivada de la ejecución de una sentencia penal, cuya decisión judicial no prosperó, no por las influencias del poder de los grupos económicos, no por haber sido digitados por los que dicen estar arriba, ni por la injerencia tenebrosa de otros poderes, sino por la grandeza humana del Juez Justo, pensando en la interpelación infame que se hace a quienes no hablan ni ganan porque no tiene fuerza en su voz, pensando en el costo social, hizo alianza moral con los niños que ya habían nacido en ese terruño, las mujeres embarazadas, los ancianos sin otro techo donde vivir, para permitirles pernoctar en el cimiento de pequeñas obras realizadas con la energía pobre de los hombres y mujeres sin más recurso que las ganas de vivir con dignidad.

Por eso a los aliados de las dos asociaciones económicas más importantes y poderosas del país, que se pelean el predominio material del patrimonio de Andahuasi, hay que pedirles sean aliados, avales y garantes de la justicia, y así evitar el costo social con la ejecución de las sentencias que seguro sólo está fundado en el derecho. Y al mismo tiempo, hay que pedir al Estado que no permanezca indiferente ante los conflictos que ya han causado muerte de muchos inocentes.

#andahuasi