Testimonio del accionar de Sendero Luminoso en la región Norte de Lima – Provincias

REGION LIMA.- Pretenden alcanzar su inscripción oficial y participar en la política, escribo en esta oportunidad sobre el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef) – brazo político de Sendero Luminoso. La Comisión de la Verdad y Reconciliación ha documentado parte de esa violencia en nuestra región, es deber de nosotros no olvidar estos hechos, sería bueno que los estudiantes universitarios desarrollen tesis sobre el accionar del grupo terrorista en nuestra región y que nuestras autoridades gestionen las publicaciones de estos estudios para que nunca más se vuelva a repetir. No se puede olvidar.
Por: Gustavo Manrique La Rosa.

El grupo terrorista de Sendero Luminoso tenía como estrategia cercar Lima, es por eso sus paros armados en la carretera central y la captura del centro poblado de Huaycán. Por el lado sur de Lima está la provincia de Cañete, donde Sendero va tener dificultades para actuar debido a que esta provincia va a recibir a los desplazados de las regiones de Ayacucho, Huancavelica y Apurímac, que huían de su accionar demencial. En el norte de la Región de Lima – Provincias se le facilitaba su accionar debido a que la columna del Norte de Lima era apoyada por las columnas que operaban en la región Junín, a eso debemos de agregar a la Universidad Nacional José Faustino Sánchez Carrión, principal centro universitario de la zona, cuya sede es la ciudad de Huacho. Recordemos el origen de Sendero en la Universidad San Cristóbal de Huamanga, donde reclutaba a sus militantes, así como a profesores de los colegios públicos y escuelas rurales.

Los principales recuerdos del accionar terroristas de Sendero Luminoso son los siguientes:
1.- Su amenaza de muerte hacia mi persona. Entre 1989 a 1991, me desempeñé como Secretario General del Comando Universitario Aprista de la Universidad Sánchez Carrión. En 1988 había asistido como dirigente de la Juventud Aprista de la provincia, al VII Congreso Nacional de la JAP en Ayacucho, a raíz de los sucesos de los penales en Junio del 86, la cúpula Senderista había determinado que por cada terrorista muerto, cuatro jóvenes apristas deberían de morir, así fue que recibía amenazas de muerte en mi casa, en mi aula, Dios me acompañó y no fui asesinado como otros compañeros jóvenes en otras partes del país, la célula terrorista que debió cumplir la orden de asesinarme mató a Edgardo Reyes alcalde de Supe, la mujer que debía de darle el tiro de gracia era la estudiante de Bromatología y Nutrición Elcina Castillo Ramírez, que vivía a cinco cuadras de mi casa, ella fue muerta por la fuerza del orden en ese instante que debía de darle el tiro de gracia, ese mismo día cayeron presos los demás integrantes de su célula, desde ese día cesaron las amenazas de muerte hacia mi persona.

2.- El asesinato del alcalde, regidores y comuneros de Andajes -en total fueron cinco hermanos asesinados- , cuyos cuerpos estuvieron dos días expuestos al sol y fueron velados en el local del Partido Aprista, en la Av. Grau de Huacho, al cuarto día fue su entierro, me tocó cargar el féretro de uno de ellos.

3.- Las elecciones municipales de 1993. Estas debieron de llevarse a cabo en el mes de noviembre de 1992, a raíz del golpe de la mafia fujimontesinista se postergaron estas elecciones para el mes de enero de 1993, volvieron a accionar en la provincia de Huaura los terroristas y mataron a un amigo de mi familia: Martín Berrocal Carranza, militante del Partido Unificado Mariateguista (PUM) y candidato a regidor por el distrito de Huaura. Su muerte causó hondo dolor en mi familia. No cabe duda que así los senderistas querían lograr su objetivo central, la de generar vacío de poder en lo que ellos denominaban zonas liberadas, para eso saboteaban permanentemente las instalaciones y locales públicos, amenazaban a dirigentes populares y partidarios así también a los postulantes a los municipios y concejalías. Algunos tuvimos suerte sólo fuimos amenazados otros (70,000 según la Comisión de la Verdad) murieron.

4.- También recuerdo las incursiones senderistas al campus de la universidad, los coches bombas, los atentados a los locales partidarios (como el 22 de febrero de 1989, que atentaron con el local del ARE en la calle Bolívar de Huacho), los apagones, la falta de agua potable por varios días, los paros armados, las amenazas de cortar el dedo a los ciudadanos que sufraguen en los procesos electorales generales y municipales, las muertes y los heridos, los desplazados, los pueblos fantasmas, y el problema psicológico a los huérfanos y a los heridos.

Número de muertos y desaparecidos reportados a la CVR según provincias por año de ocurrencia de los hechos

Provincias Total 81 88 89 90 91 92 93 94 95
Barranca 12     2 1 2 7      
Cajatambo 30     12 3 5 9      
Huaura 38 1 1 1 2 5 26 2    
Oyon 9     8   1        
Total 89 1 1 23 6 13 41 2 0 1

*Sociólogo, Consultor, Catedrático, autor del libro “Estudio de Sociología electoral: sobre las elecciones generales de 1990”, próxima publicación “Elecciones Municipales en Huacho, desde 1980 a 1998: Partidos Políticos y Movimientos Independientes”.

#region-lima