En el día de la canción criolla peruana

OPINION.- Mi primera canción criolla que aprendí fue en la escuela fiscal N° 20320, más conocida como “Beteta”, en el pasaje Olaya, mi maestra la Stra. Magdalena Ortiz Dueñas nos enseñó el vals “El provinciano”, ella quería que sus alumnos fueran médicos, abogados, ingenieros civiles, carreras que no ofrecía la Universidad de Huacho a mediados de los 70, es por eso que veían que sus alumnos tenían que emigrar a la capital. “El provinciano” fue símbolo de los peruanos que en la década de los 50 empezaron a llegar a Lima y a la costa peruana. Hoy la canción símbolo de la emigración hacia el extranjero es “Cuando tengas que volver” de Pedro Suárez Vertiz.
Por: Gustavo Manrique La Rosa.

En el 2007 tuve la suerte de enseñar a dos promociones de comunicadores sociales de la Universidad José Faustino Sánchez Carrión, el curso de Sociología de la Comunicación, una de mis clases fue sobre la música criolla, el resumen de esas dos horas de clases quiero compartirlas con ustedes.

Las diversas fuentes de las que proviene el vals criollo (waltz vienés, jota española, mazurca polaca, pregones tristes de la costa central peruana) ya se habían fusionado en la última década del siglo XIX.

El primer momento de la historia de la música criolla, es el llamado momento de la “Guardia Vieja”, periodo que va desde finales del Siglo XIX hasta 1920”, en él tanto los músicos y los compositores son de origen popular, sobretodo artesanos y obreros. La música producida era para audiencias restringidas para el mismo barrio, en esa época se competían entre barrios. Se desconocía los autores de las letras, hoy sus canciones son señaladas como “De la guardia vieja” o “NR”, o “Anónimo”. La letra más representativa de esta época es “La Palizada”, donde se puede decir que es el retrato del criollo de la “Guardia Vieja”: “vivan los hombres de gran valía/ viva el dinero, viva el amor/vivan las hembras, la pulpería/ y el aguardiente que da valor…”

La difusión del fonógrafo en la década del veinte permite la difusión del tango, los pasadobles y el one-step que llegan a ganar al vals desplazándolo como elemento central en las fiestas y jaranas. Esto se refuerza desde la aparición del cine sonoro en 1930.

El segundo gran momento de la historia de la canción Criolla va de 1920 a 1950 es la Generación de Felipe Pinglo Alva, son las marineras, polkas y valses de los compositores de este período son Pedro Espinel Torres, Samuel Joya Neri, Víctor Correa Márquez, Máximo Bravo, Eduardo Márquez, Laureano Martínez y por su puesto Pinglo, cuyas letras de sus composiciones van a tener un contenido social, donde ubicaremos al personaje urbano, el que busca el reconocimiento ante una sociedad que lo margina, canciones como: “Jacobo el Leñador”, “La oración del labriego”, “el Canillita”, “Mendicidad”, “De vuelta al barrio” y por supuesto su canción de bandera: “El plebeyo”.

El tercer periodo aparece a finales de la década del 40, la música criolla, se adapta a la radiodifusión y a la grabación discografía. Se convierte en una actividad profesional, aparecen los primeros conjuntos criollos es la época dorada de los ídolos del pueblo: “Los Embajadores Criollos”, y de otros grupos como Los Morochucos, Fiesta Criolla, en la década de los 50 estos grupos se multiplican. Se crean los Centros sociales y Musicales”. El vals adquiere “peruanidad”. Los sectores medios urbanos y la clase dominante tienden a buscar su propia versión del criollismo, hacen suya la música criolla convirtiéndola en música peruana. Se busca legitimizar la peruanidad de lo criollo frente a la “prenacionalidad” andina, recordemos es la época de la emigración a la capital, el desborde popular hacia Lima.

La identificación de lo criollo con lo nacional se refuerza desde las esferas gobernantes, distintos presidentes hacen uso de la música criolla como mensajes de integración nacional. En particular recordemos las parejas presidente-canción: Velasco-Y se llama Perú, Morales Bermúdez-Contigo Perú, Belaúnde-Cuenta Conmigo Perú, García-Mi Perú. Fujimori no utilizo una canción criolla, debido a que como no era peruano, no se sentía identificado con esa música.

La tercera generación de compositores criollos, o mejor dicho los compositores profesionales incluyen a Luis Abelardo Núñez, Lorenzo Sotomayor, Chabuca Granda, Manuel Acosta Ojeda, Augusto Polo Campos y Alicia Maguiña, entre otros, sus composiciones expresan nostalgia del aristocrático pasado limeño y de sus paisajes y personajes coloniales, claro ejemplo de ello son las siguientes canciones: “Acuarela Criolla”, “Limeño soy”, “Callecita de Antaño”, “Lima Criolla”, asimismo las primeras letras de Alicia Maguiña y Chabuca Granda como: “Viva el Perú y sereno”, “Bello Durmiente”, “Fina Estampa”, “La Flor de la Canela”, “El puente de los suspiros” y por supuesto: “José Antonio”.

La década de los 70, es la época de mayor apogeo de la música criolla en los medios de comunicación televisivos y radiales, la mayoría de radioemisoras al mediodía tenía programas criollos, hoy sólo en ese horario podemos escuchar radio Felicidad, San Borja y radio La Inolvidable, es quizás por eso que cuando empezaba mi clase sobre la música criolla, preguntaba a los alumnos que me digan tres canciones y cantantes que más le gusta del criollismo, ninguno me contestó tres canciones en el mejor de los casos me contestaban dos, terminaba mi clase dejándole mis diez mejores canciones criollas que comparto con ustedes amigos lectores:

Canción Compositor Cantante
Alma, Corazón y Vida Adrián Flores Los Embajadores Criollos
Cariño Bonito Augusto Polo Campos Arturo Zambo Cavero y OscarAviles
Contigo Perú Augusto Polo Campos Arturo Zambo Cavero y OscarAviles
El Provinciano Laureano Martínez Luis Abanto Morales
Todos vuelven César Miro Los Morochucos
Nuestro Secreto Félix Pasache Eva Ayllón
Propiedad Privada Modesto López Otero Lucha Reyes
Regresa Augusto Polo Campos Lucha Reyes
Mal Paso Luis Abelardo Núñez Eva Ayllón
Portal Norteño Rafael Otero López Los Dávalos

Lo bueno de lo manifestado por mis alumnos encontré canciones como: Ódiame, Víbora, Rosa Te, Mujer Interesada, La Contamanina, Lucy Smith, Zenobia, Tacna, Cuando Llora mi guitarra, Anita, Nube Gris, Cholo soy, Cada domingo a las doce, ¿Que somos amantes?

Y de los cantantes mencionaron: Lucia de la Cruz (quizás por sus escándalos amorosos), Barthola, Lucía Campos, Eva Ayllón, Cecilia Barraza y me llamó la atención que sólo mencionaran a Arturo “Zambo” Cavero. Vamos a jaranearnos hasta la seis de la mañana por el Día de la Canción Criolla, parte de nuestra Identidad y terminemos el fin de fiesta con la marinera: “La Concheperla” interpreta por la Banda Santa Lucia de Moche y Qué linda flor de Silverio Urbina.

#opinion, #peru