25 años del Centro Parroquial Santa Rosa de Lima y su fundador el padre José Gavilán Palma “Padre Pepe”

HUALMAY.- Desde hace 25 años el Padre José Gavilán Palma fue el Promotor en los Programas de Promoción y Desarrollo Humano más sólidos en la Región, con un buen grupo de colaboradores hombres y mujeres que tienen un importante papel en la gestión del Centro Parroquial Santa Rosa de Lima, desarrollan un tejido de actividades sociales, productivas, económicas, de formación y desarrollo humano que son reconocidos y apreciados por la comunidad. En setiembre de 1986 se colocó la primera piedra y se comenzaron a abrir los cimientos. Se trabajaron los sábados y domingos en faenas comunales. Los varones con sus picos y lampas, las mujeres limpiando el terreno y preparando el almuerzo en comunidad. No se contaba ni con un sol y la obra había comenzado llenos de esperanza.


Si miramos los primeros años de la década del 90, en el siglo pasado, nadie creería en lo que hoy se ha convertido esta institución parroquial, que gracias a la conducción del Padre Pepe y con el apoyo incondicional de un equipo de personas se consolida como una verdadera institución de esperanza con futuro.

El objetivo, atender las necesidades de la población más vulnerable en salud, alimentación, pastoral, atención a la tercera edad, apoyo a las comunidades, desarrollando proyectos educativos y productivos de nuestra región.

El Padre Pepe estuvo involucrado en las más diversas situaciones del pueblo, y no precisamente las más cómodas y seguras; siempre estuvo quitando el hambre a las gentes, curando sus miserias y haciendo lo imposible para que mañana puedan disfrutar de su dignidad como personas.

Por eso se crearon las áreas de Educación, en donde los estudiantes reciben una educación integral y capacitados en carreras técnicas. En el área de salud con sus programas para erradicar enfermedades y la promoción a la educación sanitaria. Área de Alimentación para paliar el hambre de los niños, ancianos y enfermos. Área Pastoral organizando catequesis y la liturgia para alimentar la fe de tantas personas. Área de Promoción al Trabajo para buscar el autofinanciamiento en sus talleres de Producción.

El Padre Pepe no se cansó de ayudar a los pobres, no de estar cerca de los enfermos y de los ancianos.
No podemos olvidar el trabajo incansable del Padre Pepe en la fundación, creación de este Proyecto llamado Centro Parroquial Santa Rosa de Lima con su trabajo generoso y hasta heroico en la educación, sembrando en la mente y en el corazón los valores humanos y cristianos, defendiendo sus derechos, compartiendo y asumiendo su cultura de vida más que con su palabra con su corazón. Acompañando en el sufrir y el gozo, alentando y asumiendo en medio de la adversidad.

De muchos convenios firmados con el Ministerio de Educación, uno de ellos fue con el Colegio Agropecuario CETA -15- para reactivarlo. Y se trazó un plan de trabajo de tres años: 1998-1999 y 2000:
• Capacitación al profesorado.
• Implementación del mobiliario escolar.
• Reparación y construcción de aulas.
• Censo perimétrico.
• Proyecto intensivo de apicultura.
• Proyecto intensivo de crianza de animales menores.
• Proyecto intensivo de plantones de árboles frutales.
• Proyecto intensivo de lombricultura.
• Construcción y puesta en servicio de una posta médica.
• Reparación de la casona.
• Construcción de una residencia para estudiante que no tienen hogar y no tienen acceso a la educación.

En el Centro Parroquial se intenta que todos participen, no como trabajadores; sino como comunidad cristiana en sus actividades de formación y crecimiento. La celebración de los 25 años ofrece una oportunidad que no debemos desaprovechar: la de promover a partir de la verdad iluminada por el Evangelio, una cultura más humana, impregnada por los valores de la caridad cristiana.

Las experiencias de 25 años son enriquecedoras y nos da pautas para ver los defectos y las virtudes de las obras realizadas. Con esta experiencia y con una visión clara, las perspectivas son alentadoras.

#huacho, #hualmay