De San Quintín a Mercado de Abastos en Huacho

HUACHO.- Cuando uno visita un determinado pueblo, lo más característico es conocer su plaza de armas y lo que alrededor lo circunda. Pero cuando uno quiere conocer su potencial económico, debe visitar su mercado.  Huacho, tuvo su mercado llamado San Quintín (cubierta por una gran ramada), ubicado en lo que hoy conocemos como plaza Domingo Mandamiento Sipán, lugar que con el transcurrir del tiempo fue quedando muy reducido, y era necesario hacer uno más grande, y con la necesidad de una higiene adecuada, debido a las necesidades de la población que fue en aumento.

Fuente: Miguel Angel Silva Esquén.

La ciudad de Huacho, se encuentra ubicada en el kilómetro 148 de la carretera panamericana norte, es la capital desde 1,866 de la actual Provincia de Huaura (antes Chancay) y sede de la Región Lima desde el año 2,001.

Desde la época prehispánica, ha sido testigo de la presencia de pobladores de varias culturas, siendo la Chancay la que predominó, aunque no existen en la actualidad vestigios tangibles, debido a la expansión urbana, que poco a poco ha ido desapareciendo asentamientos prehispánicos como el de San José de Manzanares y Cerro Colorado.

Con la presencia de españoles y la instalación del virreinato, hacia 1,551 se dispuso el ordenamiento de los indígenas para un mejor adoctrinamiento por parte de los sacerdotes, esto fue a través de las llamadas “reducciones de indios”, en el pueblo de San Bartolomé de Guacho se agruparon los ayllus o parcialidades llamadas de Trujillanos, Malambo, Amay, Cunín, Chonta, Gualmay, Chonta segunda, Canta, Lachay, Huacán y Luriama.De acuerdo a documentos coloniales se podría decir que un 90 % de la población estaba conformado por indígenas, y el 10 % entre españoles y negros esclavos.

El mercado del pueblo de Huacho, estuvo ubicado en lo que conocemos actualmente como el centro o cercado de Huacho, en lo que hoy es la Plaza Domingo Mandamiento Sipán (héroe huachano que participó en la Guerra del Pacífico), y que durante la Colonia y comienzos de la República se conoció como “Plazuela de San Quintín”, como lo demuestra el siguiente texto fechado en 1,833:

(1) Don Miguel Seminario a nombre de Doña Juana Silva y en virtud de la carta poder que me tiene conferida que ad-efectum presento ante usted como más haya lugar parezco y digo, que el derecho de mi poder, conviene sacar testimonio de una escritura, por la cual constase compro a José Ramírez indígena de la villa de Huacho, unos varios de sitio para labrar su casa situada en la Calle Real que pasa por la Plazuela de San Quintín, por escritura otorgada ante el Escribano Público.
Juan de Mata López, en diez y seis de marzo del año de mil ochocientos treinta y tres.

Durante la visita realizada por el sabio italiano Antonio Raimondi entre septiembre y octubre de 1,867, escribe sobre Huacho y la edificación de una buena plaza de mercado, según la descripción del siguiente texto:

(2) El día 24 de septiembre salí de Chancay con dirección a Huacho. Aunque había ya recorrido éste camino en otras ocasiones (en 1,857- 1,859 y 1,861) esta vez la encontré muy distinto y mucho más agradable porque era la estación de invierno….
Habían pasado seis años cuando volvía a ver esta activa población, y al cabo de tan poco tiempo la hallé completamente cambiada, se habían fabricado bellas y cómodas casas, se había constituido un camino para bajar al puerto, un muelle para el embarque y desembarque de los pasajeros y mercaderías, una buena plaza de mercado y se estaba erigiendo un teatro.

La visita realizada por el científico alemán Ernst W. Minddendort, nos da otra descripción de Huacho, como se detalla:
(3)…El lugar más interesante de la ciudad es el mercado, una plaza cubierta con esteras de junto, donde se encuentran numerosos puestos de comestibles y otros artículos de consumo diario. La abundancia y buena calidad de los productos ofrecidos, tales como la carne, pescado y toda clase de verduras, así como muchas frutas que no eran de la estación, comprueba la riqueza y fertilidad de la comarca.

Las anteriores descripciones nos demuestran en el primero el mejoramiento o construcción de una plaza de mercado y en el segundo la importancia del mercado para el pueblo de Huacho. Como había mencionado al comienzo, Huacho, es declarada capital de la provincia de Chancay en 1,866, y para la visita de Raimondi y Minddendort, la ciudad estaba en un proceso de cambio ante la nueva denominación, más aún ante la presencia de un puerto. Asimismo para estos años resalta la llegada de inmigrantes japoneses, chinos e italianos que aumenta la actividad productiva y económica de la ciudad.

Ante la presencia de una numerosa población y del movimiento económico, Huacho, necesitaba un nuevo espacio para su mercado, tal es así que por Ley Nº 1176 dada en la sala de sesiones del Congreso con fecha 19 de noviembre de 1,909 y promulgada en la Casa de Gobierno el 22 de noviembre de 1,909 firmada por el presidente Augusto Bernardino Leguía Salcedo, dice en su artículo único:

Vótese en el presupuesto departamental de Lima por dos años consecutivos, a partir del próximo la cantidad de 500 libras, en cada uno de ellos, para la construcción de una Plaza de Abastos en la ciudad de Huacho.

Durante el gobierno del alcalde de la ciudad de Huacho don Adán Acevedo (1,909-1,911), es que se da esta ley, inaugurándose la infraestructura de la nueva Plaza de Abastos el 28 de julio de 1,915, entre las calles La Merced o Callao y Adán Acevedo, y entrando en funcionamiento en el mes de septiembre del mismo año (4).

La infraestructura del mercado es de madera (característica arquitectónica de la época como lo son también los mercados de Huaral y Supe Puerto) con techo a dos aguas, posee tres puertas de acceso: calle Adán Acevedo, Calle sur y calle La Merced (correspondiendo la fotografía anterior a la entrada a la calle La Merced).Durante años, hasta la actualidad el mercado de Huacho ha sido punto de reunión de lugareños y foráneos, sobre todo a comienzos del siglo XX en donde la población de campiña bajaba a éste para vender sus productos, como lo demuestra la fotografía el transporte era a caballo, mula o burro, animales de carga que eran ubicados en lo que hoy es el óvalo San Martín , antes llamada plaza la Merced (por estar cerca de la iglesia de Nuestra Señora de la Merced).

En la actualidad cumple su función, llamado también “Mercado Viejo”, en él se venden productos de la campiña como la lúcuma, el níspero, la chirimoya, el maní, la ciruela, la guanábana, la palta, etc. Así como productos elaborados que identifican a Huacho, como es la Salchicha de Huacho, el relleno, el tamal, la aceituna exprimida, las chapanitas de yuca y de choclo, y la anchoveta seca, productos que generalmente no encontramos reunidos en otros mercados del Perú.

Mención aparte es la sección dedicada a comidas, en donde podemos encontrar variados potajes de la gastronomía nacional e incluso local como el famoso ceviche de pato.

Dada la importancia histórica, así como por la actividad económica que significa para la ciudad de Huacho, según Resolución Directorial Nacional Nº 1270/INC del 27 de septiembre del 2,007, y publicado en el diario el Peruano el 12 de octubre del mismo año, se declara al Antiguo Mercado de Abastos de Huacho, como Patrimonio Cultural de la Nación, sumándose así a los ya declarados en la ciudad como son el Casino Huacho y la Casona Pittaluga.

Referencias:
(1) Archivo Regional de Lima.
(2) El Perú tomo I, de Antonio Raimondi .Editado por la Imprenta del Estado. Lima 1,874.
(3) Observaciones y estudios del país y sus habitantes durante la permanencia de 25 años. Tomo I, de Ernst W. Minddendort. Editado por la Universidad Mayor de San Marcos. Lima 1,973.
(4) Almanaque Comercial Angulo. 1,922.

Publicado en el Boletín del Patronato del Patrimonio Cultural del valle de Huaura y Ámbar.

#cultura, #huacho