Los 100 millones de votos contados en tres horas (en Brasil) y los cuellos de botella de la ONPE

ELECCIONES 2010.- Domingo 5 de octubre de 2010 dos países colindantes fueron a votar.
Brasil, un país-continente por sus desmesurada amplitud iba a elegir parlamentarios y nuevo presidente. Después de tres horas del cierre de las urnas, se habían contabilizados más de 100.000.000 de votos y los brasileños pudieron ir a descansar conociendo el nombre de las dos candidatas que irán a competir en segunda vuelta.
En Perú nos tocaba elecciones regionales y municipales. Pasaron más de dos días y 50 horas del cierre de los procesos electorales. Todavía no sabemos quien será alcalde de Lima Metropolitana. En la Región Lima Provincias sólo dos pequeños distritos de la sierra tienen resultados completos.

Los ciudadanos tienen derecho a una explicación, pero solo se encuentran con los largos silencios de la ONPE, cuya página web no actualiza desde las 05:21:42 a.m. hasta la actualidad. Han pasado 15 horas, que son una eternidad en el mundo globalizado y no sabemos cuantas pasarán todavía.

En estos momentos, muchos reclaman el voto electrónico, según el modelo brasileño. No se si estamos listos. El actual gobierno no lo quiere. Pero no todo se resuelve con las computadoras e internet.

Quisiera evidenciar que estamos una vez más contemplando los efectos terribles de nuestro histórico centralismo. Pienso que esta es la verdadera lacra que todavía no permite un verdadero desarrollo, no sólo en la economía, sino también en la democracia.

¿Posible que en toda una jornada de trabajo no se haya subsanado ninguna acta? ¿Porque no se puede empezar a dar cuenta de los avances en algunas de las jurisdicciones, aunque sean pocas? ¿Porque los problemas de Cajamarca o de Supe Puerto deben ser evaluados en Lima?

Es el sistema centralista que tiene que ser revisado, porque los cuellos de botella que impone a la sociedad son muy caros y fuera de la historia.

#elecciones-2010