La parroquia Jesús Divino Maestro apuesta en educación y desarrollo

HUACHO.- La parroquia Jesús Divino Maestro desde sus inicios ha mostrado “interés en toda actividad social, económica y educativa” (Puebla,n.513) del Cono Sur de Huacho. Desde el año 1992, promovió la creación de guarderías infantiles que luego fueron evolucionando y transformándose en instituciones educativas de educación inicial, así nacieron la I.E.I. “San José de Manzanares” ubicada en la IV Etapa de Manzanares y la I.E.I. Fe, Alegría y Esperanza” en la III Etapa de Manzanares, que actualmente están fusionadas bajo la denominación de I.E.I. Parroquial “Jesús Divino Maestro” y atiende a cerca de 165 niños entre 2 y 5 años.
Esta experiencia positiva en la educación básica regular hace que en el año 2000 amplíe su acción creando un espacio dentro de la organización parroquial denominado “Proyecto Educativo Cono Sur” y suscriba un convenio para gestionar la Institución Educativa Técnica “San José de Manzanares”, abarcando así la educación primaria y secundaria. Este acontecimiento marca un hito en la comunidad de Manzanares. Se inicia con la convocatoria a otras instituciones educativas y personas con experiencia en educación, quienes comprometen su apoyo y se comienza un proceso de reorganización de las instituciones educativas, partiendo por la valoración del docente como agente decisivo en el cambio, invirtiendo en infraestructura y proyectando su acción a la comunidad. Paralelamente acompaña las luchas de la comunidad para la obtención de los servicios básicos como agua, desagüe y luz.
Estos hechos hacen que la población del Cono Sur, a través de los padres de familia, alumnos y otros miembros de la comunidad, expresen su confianza transmitiendo información actual acerca de su problemática social y económica, ante lo cual la parroquia no es indiferente y presta la debida atención a través de su área de Promoción Humana.
Actualmente, la comunidad ha hecho llegar su preocupación por el clima de inseguridad, abandono social y descuido del medio ambiente que predomina en el Cono Sur, siendo los más afectados la población adolescente y juvenil, constituyéndose en rostros sufrientes de Cristo que nos duelen y “requieren especial cuidado, atención y trabajo promocional por parte nuestra” .(Aparecida, n.407). Por lo tanto, “La opción preferencial por los pobres nos impulsa, como discípulos y misioneros de Jesús, a buscar caminos nuevos y creativos, a fin de responder otros efectos de la pobreza. La situación precaria y la violencia familiar con frecuencia obliga a muchos niños y niñas a buscar recursos económicos en la calle para su supervivencia personal y familiar, exponiéndose también a graves riesgos morales y humanos.”
(Aparecida, n.409)

#educacion, #huacho, #parroquia-jdm