Usuarios "pagan pato" por concesiones de Carretera Panamericana

REGION LIMA.- Esto de las concesiones de carreteras, puertos y aeropuertos ya construidos a empresas privadas comienza a aparecer como lo que es: un mecanismo para que se enriquezcan los concesionarios a costa del público usuario, que paga el pato. No es lo mismo otorgar una concesión para construir algo nuevo (donde el inversionista privado pone de la suya) que otorgar infraestructura ya existente. Un ejemplo es la concesión de la carretera Ancón-Huacho-Pativilca con Norvial, suscrita en enero del 2003, los concesionarios cobran los peajes y, con ese dinero, ejecutan las inversiones previstas. Así, del 2003 a diciembre del 2008, según Ositran, el concesionario ha invertido S/. 79 millones. Pero la utilidad neta más la depreciación ha sido S/. 146 millones, cifra mucho mayor que la inversión. En este caso, el concesionario tiene un descargo: solo puede construir si el Estado expropia los predios por donde va a pasar la carretera.
Fuente: Diario La República.

¿Qué ha sucedido? Dice Ositran que, a diciembre del 2008, el Ministerio de Transportes le había a entregado 498 de un total de 537 predios. Mientras el MTC se pone las pilas (o quizá no se las pone, por alguna razón a investigar), la carretera no avanza más.

En el caso de la segunda calzada Huacho-Pativilca, ésta comienza a más tardar 11 años después de culminada la I Etapa (que concluyó en el 2008) o sea en el 2019. Es verdad, aunque no lo crea.

Estos contratos tienen que renegociarse y/o anularse porque no es posible que obras tan simples y necesarias para la mejora de la productividad y de la competitividad, de un lado, tarden tanto y, de otro, que el cuero salga de los peajes y las tarifas portuarias de los exportadores. Basta ya de llenar los bolsillos de unos pocos con los impuestos de todos los peruanos.

Anuncios

#panamericana, #region-lima